Publicador de contenidos

angle-left «Vino de la Tierra de Castilla y León» (IGP)

«Vino de la Tierra de Castilla y León» (IGP)

¿Cómo son los vinos de la IGP «Vino de la Tierra de Castilla y León»?

Los vinos amparados por la IGP «Vino de la Tierra de Castilla y León» pueden ser: vinos tranquilos (blancos, rosados y tintos), vinos de licor, vinos espumosos de calidad elaborados por el método tradicional, vinos de aguja y vinos de uva sobremadura.

  • Los vinos blancos jóvenes son frescos y afrutados, con gran presencia en boca, lo que les diferencia, de una manera especial, de los vinos blancos jóvenes que se elaboran en otras regiones.
  • Los vinos rosados, especialmente los que se elaboran en las zonas tradicionales para este tipo de vino, son frescos, con aromas a frutas rojas y con un agradable paso de boca. Si son de Prieto Picudo, resultan muy especiales, con un importante cuerpo y recuerdo frutal en la vía retronasal. También la aguja que conservan algunos, les da un toque especial.
  • Los vinos tintos son potentes, con aromas a fruta madura, gran carga de materia colorante, buena estructura y gran capacidad para crianzas largas.
  • Los vinos espumosos, aunque se han empezado a elaborar más recientemente, resultan frescos, delicados y con un perfil aromático complejo marcado por la variedad y las notas propias de la crianza con las lías.
  • Los vinos de aguja corresponden a una elaboración muy tradicional en algunas zonas de Castilla y León. Suelen ser vinos rosados, con mayor intensidad de color, frescos, gran viveza, acentuada por la aguja y mayor estructura en boca.
  • Por último, los vinos de licor y de uva sobremadura son vinos con grado alcohólico elevado, procedentes de uvas muy maduras o sobremaduradas, aromas complejos, con rasgos de crianzas oxidativas, en muchos casos. Sus características recuerdan a las elaboraciones tradicionales de Andalucía Occidental.

¿Dónde se producen?

La zona de producción de los vinos amparados por la IGP «Vino de la Tierra de Castilla y León» está formada por la totalidad de los municipios de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

¿Qué los vincula con la zona geográfica?

Las condiciones naturales de la región, aparte de presentar una gran diversidad (no debe olvidarse que Castilla y León tiene una superficie de 94.000 Km2, siendo una de las regiones más extensas de Europa), han supuesto a lo largo de los siglos un factor limitante, más que una oportunidad, al desarrollo de las distintas actividades humanas y, en particular, de la actividad agraria. En especial, por lo duro y extremo del clima. No se quiere decir con ello que el clima no tenga una intervención en el resultado del producto final: en el vino de Castilla y León, la tiene, y de forma muy importante. Pero también ha sido decisiva la intervención humana, sin la cual Castilla y León no habría llegado a ser una de las regiones vitivinícolas más afamadas de España.

Así pues, la singularidad de los vinos blancos y rosados es debida fundamentalmente a las cualidades aportadas por las variedades más representativas de Castilla y León, como la Verdejo, la Godello, la Prieto Picudo y su gran adaptación al medio y, por supuesto, a la intervención humana que ha aplicado la más moderna tecnología para la consecución de un producto de alta calidad.

Por su parte, los vinos tintos deben sus características, en gran medida, al equilibrado proceso de maduración de las uvas que permite el duro clima castellano y leonés. Las temperaturas altas al final del ciclo, pero, especialmente, la diferencia de temperaturas entre el día y la noche, que tiene lugar en la meseta castellana durante los meses de agosto y septiembre, permiten una maduración fenólica óptima para la elaboración de vinos de guarda.

Los vinos espumosos han permitido aprovechar el potencial de algunas de las variedades autóctonas de Castilla y León (Godello, Verdejo, Prieto Picudo) para hacer este tipo de vino y presentar rasgos diferenciales con espumosos de otras zonas.

Finalmente, los vinos de licor y de uva sobremadura, son claramente una concesión a la tradición, pues se han elaborado en Castilla y León desde antiguo.

Norma reguladora

Reglamento.

Registro de Operadores 

Registro de Operadores de «Vino de la Tierra de Castilla y León». 


Documentos Técnicos

Pliego de condiciones


La IGP «Vino de la Tierra de Castilla y León» no posee órgano de gestión

Dirección: Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León, Ctra. de Burgos, Km. 119 (Finca Zamadueñas), 47071 Valladolid

Tel./Fax: 983 41 03 60 / 983 31 73 01

Correo electrónico: calidadalimentaria@itacyl.es